iDollators: amor por las mujeres de plástico | Oye Juanjo!


iDollators: amor por las mujeres de plástico


iDollators es una comunidad de hombres que proclaman a viva voz sentirse orgulloso de compartir su amor con mujeres de silicona. Esta es la increíble historia






iDollators es una comunidad de hombres que proclaman a viva voz sentirse orgullosos de compartir su amor con mujeres de silicona que llegan a costar más de 6000 dólares.

Te invitamos a explorar tres asombrosas historias de personas que decidieron reemplazar su vida con mujeres reales por mujeres de plástico. Cada caso es excepcionalmente inverosímil, pero a medida que nos adentramos en sus mundos descubrimos que todas las personas tenemos diferentes necesidades.

¿Puede haber felicidad en lo artificial?

#1. Terry y Feodora



Terry empujando su muñeca en una silla de ruedas fuera.

Ohio. Terry es un veterano retirado de la Fuerza Aérea. Con sus 64 años y un divorcio, Terry sale cada mañana a tomar el sol junto a su muñeca de silicona Feodora en el patio trasero del edificio donde vive.

Se transporta con ella tan a menudo como le sea posible, y a pesar de sus 75 libras, Terry se las ha ingeniado para conseguir un equipo de ruedas que haga el trabajo más sencillo.


Terry transporta a Feodora en un equipo especial de ruedas.

Los familiares y vecinos de Terry conocen acerca de su relación con Feodora. Ellos entienden lo que significa para él, por lo que han aprendido a aceptarlo. "Sólo mi hija mayor expresó una objeción a las muñecas", dice Terry. "Ahora, cuando ella, su esposo, y los nietos vienen a visitame, simplemente la ignoran como si fuera parte del mobiliario, una estatua o una obra de arte", agrega.

Terry es parte de una comunidad de hombres llamada iDollators, integrada por miembros de países como Estados Unidos, Rusia, Japón, Canadá y Europa. La idea es compartir experiencias, visiones, miedos, y por supuesto, su amor por las muñecas de silicona.


Terry viste a  Feodora en la sala de estar.

La relación de Terry con Feodora es algo diferente a muchos otros iDollators. El sexo ha quedado suspendido, en su lugar, prefiere interactuar con ella a través de sesiones de fotos: "La principal ventaja de trabajar con muñecas es que son infinitamente pacientes, completamente libres de prejuicios, y no tienen requisitos de salud o de alimentación", señala.


Feodora es la tercera muñeca de Terry. Antes de ella, él era dueño de un par de muñecas inflables, pero decidió cambiar a una reproducción de silicona más realista: "No veo a las muñecas como objetos sexuales, sino como personas, cada una con su propia belleza particular", dice Terry.

#2. Davecat y Sidora



Davecat se sienta a la mesa con Sidore.

Detroit. Davecat es un profesional informático de 42 años de edad que vive en un suburbio de Detroit junto a sus tres muñecas; dos fabricadas con silicona y otra hecha de tela. Para él, esto no es sólo una actividad recreativa, sino un estilo de vida que ocupa la mayor parte de su tiempo.

Todo el apartamento es un pequeño y acogedor nido de amor donde las interacciones íntimas de Davecat tienen lugar. Actualmente está buscando un lugar más grande para dar cabida a más muñecas (en total desea tener seis).


Davecat en su sala de estar con una de sus muñecas.

Después de una mala temporada saliendo con mujeres reales, además de una ruptura dolorosa, Davecat decidió buscar una compañera de plástico: "Yo siempre estuve entusiasmado con la idea de lo artificial, en particular los robots humanoides", explica.

Vio algunos ejemplos en la web y encontró a Sidora: "tenía el pelo largo y lustroso, labios rojos y sensuales, profundos ojos marrones, piel pálida, y llevaba sólo un par de guantes.", agrega.


Davecat besando su muñeca japonesa.

Con Sidora, Davecat reafirma su preferencia sexual por las muñecas de silicona, al mismo tiempo que defiende su estilo de vida: "Tener una pareja de plástico es algo que puede eliminar la soledad para miles de personas y hacerlos felices, sin embargo, es una opción que se suele considerar como malo o extraño".

Para él, el sexo con una muñeca no es un comportamiento desviado, sino una preferencia sexual que necesita ser comprendida y aceptada por los demás.

#3. John y Jackie



John y Jackie observan un tigre en el zoológico.

Chicago. John viaja a menudo con Jackie a uno de sus lugares favoritos: el zoológico. Él describe la relación íntima con su muñeca como "tocar un instrumento", pues hay que estar en sintonía con ella con el fin de lograr el placer en ambos.

"Comprar a Jackie no ha sido una mala decisión", añade John, sino que es una "oportunidad para descubrir mi propia sexualidad".

Al igual que otros iDollators, John ha pasado por momentos difíciles con las mujeres reales, lo que forzó a tomar otros caminos. Antes de conocer a Jackie, estuvo casado con una mujer durante ocho años, pero los problemas comenzaron a surgir cuando ella se negó a tener relaciones sexuales debido a una enfermedad que le costó su matrimonio. Ahora, las cosas han dado un vuelco inesperado.


John y Jackie en su restaurante favorito.

John no tiene reparos en llenar de halagos a su nueva muñeca de silicona: "Yo soy un bocazas, muy impaciente, mientras que Jackie es prudente sobre sus opciones hacia mi. Ella me completa", comenta complacido.

John tiene un restaurante favorito en los suburbios de Chicago. El propietario del establecimiento tiene una mesa separada para acomodar a la pareja y atenderla con sus platos favoritos.

¿Y cuál es el plato favorito de Jackie? El queso frito

"No todo el mundo tiene la habilidad de mantener una relación con un compañero humano", explica John. "Ella es un antídoto, una solución, no un problema", concluye antes de volver a visitar el zoológico.


Jackie en su silla de ruedas en el zoológico.


¿Cuánto cuesta comprar una mujer de silicona?

TrueCompanion.com es una de las compañías más importantes del mundo en la industria del sexo robótico, y una de las que más factura. Los precios de sus muñecas oscilan entre los 600 a 6495 dólares.

Cada vez que se lanza al mercado una nueva muñeca de silicona se ofrecen tentativos descuentos de forma temporal. Posteriormente se registra un incremento sustancial con diferentes paquetes promocionales para clientes Premium y Gold.

Por ejemplo, la nueva Rocky True Companion Sex Robot permite que el cliente pueda elegir el color de la piel, tipo de cabello, ojos, rostro, entre otras características que implica el diseño. Todo estos privilegios tienen un alto costo que algunas personas como Terry, Davecat, y John están dispuestas a pagar.

¿Qué es lo que hace tan especial a estos tres hombres? ¿Su larga y estable relación con muñecas de silicona? ¿O su dificultad para entablar relaciones humanas? ¿Puede una persona sentirse autosuficiente con la compañía de objetos inanimados? ¿Puede haber felicidad en lo artificial?

Fuente



¿Te gustó lo que viste? Síguenos en Facebook para recibir más novedades o comparte este post:





Top Ad 728x90