The Walking Dead (Crítica 5x13) Las viejas costumbres nunca mueren


Poco a poco nos vamos acercando al final de temporada y las dudas respecto a Alexandría parecen disiparse a medida que Rick y los demás se van acomodando. Al menos eso es lo que parece. Este es el resumen de Forget.






Poco a poco nos vamos acercando al final de temporada de The Walking Dead y las dudas respecto a Alexandría parecen disiparse a medida que Rick y los demás se van acomodando. Al menos eso es lo que parece. Este es el resumen de Forget.

Recuerda que: esta crítica no incluye comentarios o spoilers del cómic original.

Cuatro paredes y un techo fueron más que suficiente para convertir Alexandría en un lugar civilizado. Los contrastes entre un grupo que acaba de afrontar el lado más oscuro de la desolación y otro que parece conocer el significado de la palabra peligro se puede reflejar a lo largo del episodio.


El asunto es que ya tuvimos mucho con Alexandría en cuestión de dos capítulos, de hecho, me queda una sensación de contradicción cuando los productores de The Walking Dead prometieron una segunda mitad de temporada más cruda y siniestra. Pero aquí estamos, a falta de tres capítulos para el gran cierre y no tenemos nada interesante que destacar.

Sobrevivir en Alexandría



Está claro que el grupo liderado por Rick (Andrew Lincoln) aún no logra adaptarse del todo después de pasar un largo tiempo en la intemperie: "Las personas son la verdadera amenaza ahora", le recuerda Rick a Deanna (Tovah Feldshuh).

Esa suerte de felicidad e indiferencia por lo que en verdad ocurre detrás de esos cuatro muros es lo que irrita a Sasha (Sonequa Martin-Green). Una fiesta social en medio de tanta tragedia carece de sentido, no hay nada por qué celebrar, lo único que debemos esperar es la muerte.

Otra quien ha tomado el tema de la adaptación con mucha cautela es Carol (Melissa McBride), quien saca provecho a su apariencia de ama de casa indefensa para mover algunas fichas por precaución. El diálogo con el pequeño Sam (Major Dodson) fue acaso un anticipo de lo que está por ocurrir.

Demasiado hermoso para ser realidad



La parte más obsoleta de Forget está en la convivencia (osea, casi todo el capítulo). Con el grupo ya establecido, lo que viene ahora son los trabajos diarios y los nuevos lazos que se entablarán con los "buenos" habitantes de Alexandría.

El escenario post-apocalíptico de una invasión zombie es reemplazado por los pleitos de amoríos que seguramente Rick se ganará por flirtear con Jessie (Alexandra Breckenridge). Mientras que Daryl (Norman Reedus) pasará los días flirteando con Aaron (Ross Marquand).

Aquella cuota de incertidumbre y tensión que solíamos percibir en cada nuevo capítulo ha desaparecido. La vida monótona en Alexandría está haciendo las cosas aburridas e intrascendentes. Pese a ello, sabemos perfectamente que el palacio de Deanna se derrumbará tarde o temprano, y solo espero que no sea muy tarde cuando las cosas se pongan negras, otra vez.



Puntaje 6/10 - Este fue el episodio más débil de toda la temporada, por suerte, aún quedan muchas preguntas sueltas por responder:  ¿Quien robó la pistola que escondió Rick ? ¿ Y qué significa esa W en la frente de un zombie ? ¡Hagan sus apuestas!


¿Te gustó lo que viste? Síguenos en Facebook para recibir más novedades o comparte este post:





Top Ad 728x90