Esto sucede cuando abrazas a tus hijos según la ciencia


¿Ya abrazaste a tus hijos? Esto es lo que sucede en su cuerpo cuando reciben una muestra de afecto. 

Aunque los abrazos no son indispensables para continuar respirando, vaya que sí contribuyen a una vida plena y feliz. ¿Te imaginas cómo sería este mundo sin poder abrazar a nuestros seres queridos?

Sí, los abrazos son más que necesarios en la madurez emocional y salud mental de las personas, especialmente en los más pequeños de la casa. La ciencia ha logrado demostrar el gran poder que tienen los abrazos en el desarrollo del cerebro, liberando hormonas que producen bienestar y reduciendo los niveles de estrés en el cuerpo.

Te puede interesar: 15 obras literarias en PDF para leer con tus hijos

Teniendo en cuenta que los niños están en constante crecimiento, es fundamental que sepamos expresar nuestro amor hacia ellos las 24 horas. Desde que abren sus ojos hasta que se acuestan, siempre hay un momento del día para compartir con nuestros hijos un acto sencillo y gratuito que reporta mas beneficios que muchas terapias.

Cuando recibimos un abrazo sincero nos sentimos queridos, comprendidos, reconfortados y protegidos. Apenas necesitamos un par de segundos para recuperar el equilibrio y sentir que todo estará bien. Esto es lo que ocurre en el cuerpo de tus hijos cuando papá y mamá los abrazan:


1. Los abrazos liberan dopamina

También conocida como la hormona del placer. Los abrazos generan que se libere este mensajero químico del cerebro vinculado con la capacidad de socializar y la creatividad. Por lo tanto, niños más felices y con una gran capacidad de imaginación.

2. Los abrazos activan los receptores de la piel

En un abrazo, el contacto inmediato es con la piel. Una vez que se produce el encuentro se activan los receptores de la dermis (llamados corpúsculos de Pacini). La presión a estos receptores estimula el nervio vago, responsable de regular la presión sanguínea.

En otras palabras, cuando abrazamos a nuestros hijos estamos provocando que se regule la presión arterial y calme el estrés. Si ves que tu pequeño(a) está pasando por una situación de tensión, inmediatamente necesita un abrazo tuyo.

Te puede interesar: 15 cuentos infantiles gratis para explicar la muerte

3. Los abrazos liberan oxitocina

Llamada popularmente como la hormona del amor, la oxitocina no solo es importante durante el nacimiento de un bebé, también es la responsable de las sensaciones de confianza y seguridad que nuestros hijos pueden percibir al momento de recibir un abrazo.

4. Los abrazos reducen el nivel de cortisol en la sangre

Relacionado directamente con el estrés. Una reciente evaluación realizada en el University College of London descubrió que los parámetros fisiológicos de las personas que recibían abrazos mostraban una disminución drástica del nivel de cortisol en la sangre. El contacto corporal estimula sensaciones táctiles muy agradables que generan un bienestar emocional en el cuerpo.

5. Los abrazos hacen felices a las personas

¿Recuerdas lo que sentías cuando tus padres te abrazaban? Es una mezcla de sensaciones placenteras que nos da fortaleza, mejora nuestra autoestima, proyecta seguridad, y lo más importante, nos llena de felicidad. No tengas miedo de abrazar a las personas que son importantes en tu vida, recuerda que nuestra permanencia en este mundo es temporal.

Te puede interesar: 10 videos para prevenir el abuso infantil


¿Necesitas más razones para convencerte que los abrazos nos ayudan a vivir mejor? No dejes que pase un sólo día sin abrazar a tus hijos y decirles cuánto los amas.