¿Las aplicaciones móviles pueden mejorar nuestra vida?


¿Puede una aplicación móvil mejorar nuestra calidad de vida? Un periodista británico pasó 3 semanas abocado única y exclusivamente al uso de aplicaciones móviles para mejorar su vida. Este fue el resultado.






En el año 2011, la empresa investigación de mercado Forrester Research predijo que los ingresos anuales de la compra de aplicaciones llegaría hasta los 38 mil millones dólares en 2015.


Un periodista británico pasó 3 semanas abocado única y exclusivamente al uso de aplicaciones móviles para mejorar su vida. Este fue el resultado.

Henry Alford es un reconocido periodista que ha contribuido por más de una década a medios como Vanity Fair y The New York Times. En su última publicación What Isn’t There an App For?, el autor confesó que, abrumado por el bombardeo de aplicaciones, teléfonos inteligentes, anuncios publicitarios y redes sociales, decidió adentrarse en el mundo de las aplicaciones para hacer un inusual experimento.

A sus 52 años, este periodista británico se sometió al imperio de las aplicaciones móviles con el propósito de mejorar su vida y llevar una vida dependiente de la tecnología:


"Hace poco pasé tres semanas tratando de mejorar mi vida a través de las aplicaciones. En primer lugar, me diagnostiqué a mi mismo: tengo males corporales, males domésticos y males de vestuario. Entonces empecé a buscar en Google..."

Es así como empieza una rigurosa rutina de cambio y adaptación por tratar de ceder una parte importante de su vida a las órdenes de una aplicación inteligente. ¿Puede una aplicación móvil mejorar nuestra calidad de vida?

Comienza la rutina



Para enfrentar los males corporales y disminuir el sobrepeso, Henry compró la aplicación Meal Snap a 2.99 dólares. La idea es fotografiar tus alimentos para saber la cantidad de calorías que estás ingeriendo. Al principio fue divertido, pero conforme pasaron los días Henry fue cambiando de opinión.

"Funcionó por un día o dos. Era muy molestoso tener que buscar mi iPhone para que pudiera capturar, por ejemplo, el puñado de nueces de la India que quería comer mientras miraba la televisión por la noche. La idea de la foto-documentación de mi ingesta dietética me pareció abyecto", comenta.

Para enfrentar los males físicos, Henry compró la aplicación Learn Hip Hop Dance con videos tutoriales para recibir lecciones de Hip Hop y quemar grasa. También hizo lo mismo con la app Johnson & Johnson 7 Minute Workout con pequeñas sesiones de ejercicio de 30 segundos.

Para los males domésticos, Henry descargó la aplicación TaskRabbit, un servicio online que contrata personas dispuestas a realizar cualquier tarea doméstica como llevar el coche al mecánico o recoger un paquete. Sus tarifas van desde $ 38 a $ 250 por hora.

Henry eligió a Andy, el segundo más barato del top ($ 50) y con muchos comentarios de adulación por parte de los clientes: "Andy, quien también es actor, llevaba una mochila de herramientas. Es posiblemente el hombre más guapo que haya visto en mi departamento, además de mi novio", agrega.

Para alimentarse, Henry recurrió a Plated's, un servicio semanal de comida que por 12 dólares envía los ingredientes y la receta para preparar una gran variedad de platos. Sin embargo, esta vez no le fue bien:

"Cuando escribí a la empresa sobre los ingredientes que faltaban, recibí una respuesta automática preguntando por mi opinión sobre el servicio al cliente, entonces grité en mi computadora y cancelé la suscripción", escribe.

Para los males de vestuario, Henry recurrió a tres tiendas online. Aunque se considera un escéptico de las compras  de ropa por Internet (pues no hay forma posible de probársela), el periodista de 52 años pidió seis pares de pantalones, pero solo quedó satisfecho con un par.

En conclusión:

Henry confiesa que el uso de aplicaciones móviles ha sido un gran aporte para su vida, pero todavía hay muchas cosas que deben mejorar: "Mis tres semanas de aplicaciones móviles ya terminaron. Yo me quedo con un apartamento muy mejorado, un régimen de ejercicios que puedo realizar en cualquier lugar, dos excelentes pares de pantalones de lana, y muchas, muchas fotos del iPhone de magadalenas".

"A partir de las aplicaciones que compré, mi correo está bombardeado con mensajes y anuncios promocionales. Aunque casi todas las aplicaciones fueron de gran ayuda, estoy más irritado que nunca por los correos electrónicos que me saturan la bandeja", sentencia.

¿Crees que el uso de aplicaciones móviles pueden mejorar nuestra calidad de vida? Como siempre, los invito a dejar sus comentarios. ¡Hasta pronto!


También te puede interesar:


¿Te gustó lo que viste? Síguenos en Facebook para recibir más novedades o comparte este post:





Top Ad 728x90